CRÍTICA

 

“Palencia: gracias por la música”

«   Corren tiempos difíciles para muchos de los que se ganan el sustento con su trabajo diario, pero lo son más aún para quienes se dedican a la actividad cultural, a la creación artística. Aunque nadie sea capaz de defenderlo abiertamente, para muchas instituciones, para casi todos los ayuntamientos, es más importante la colocación de una loseta de granito que la edición de un libro, el rugido de una excavadora en cualquier calle que el envolvente ronroneo de un violonchelo en cualquier plaza, y a pesar de que se reconoce el creciente peso de las industrias culturales en sociedades como la nuestra, donde la fabricación de productos industriales estandarizados está en claro declive, se sigue apoyando más a esta fabricación que a los recursos culturales. Pero a veces hay excepciones.

              El jueves 19 asistí en la capital palentina al primer concierto de la Orquesta Ciudad de Palencia, creada por el tesón de un puñado jóvenes músicos que no han esperado la habitual llamada de las administraciones, sino que han sido ellos mismos quienes han promovido su propio trabajo, una iniciativa inusual y muy loable en la que ahora ha confiado la ciudad, y por eso hay que felicitar también a su ayuntamiento, por reconocer este valor. Los estudios de música son especialmente duros y las expectativas que tienen en estos momentos quienes se han dedicado desde niños a un esfuerzo diario, constante, son francamente malas, por eso la noche del jueves fue especialmente brillante, porque este grupo de chicas y chicos enseñaron magistralmente desde una tarima callejera lo que son capaces de hacer con su empeño, con esa enorme disciplina, con esa constancia que llevan dentro y los palentinos supieron valorarlo con su masiva asistencia y con sus calurosos aplausos. Así se desmintió la vieja opinión de Machado que calificaba a los castellanos de atónitos palurdos sin danzas ni canciones y por un momento todos, músicos y público, nos olvidamos de los tiempos difíciles. Por eso, Palencia, gracias por la música.  »


Jaime Nuño González

Fundación Santa María La Real

Enlace a la fuente